23. ago., 2017

¿Eureka?

No quiero volver a alegrarme en balde, pero la gente que ha venido en el mes de agosto a veranear a Bembibre, parece estar más concienciada con el uso de las plazas reservadas a personas con discapacidad, ya que han sido pocas o nulas las fotografías que he podido hacer en la plaza de minusvalidos que tengo debajo de mi ventana.

Viendo que está web está llegando a la conciencia de las personas, no me queda que agradecerselo a quienes demuestran su empatia con este colectivo tan vulnerable, que formamos los discapacitados.